Síndrome piramidal

TRATAMIENTO DEL SÍNDROME PIRAMIDAL CON FISIOTERAPIA AVANZADA


Sindrome piramidal
Síndrome piramidal
ÍNDICE
 1. QUÉ ES EL SÍNDROME DEL PIRAMIDAL?
 2. ANATOMÍA GENERAL Y BIOMECÁNICA DEL MÚSCULO PIRAMIDAL
 3. CAUSAS DEL SÍNDROME PIRAMIDAL
 4. SÍNTOMAS DEL SÍNDROME PIRAMIDAL
 5. DIAGNÓSTICO DEL SÍNDROME PIRAMIDAL
 6. TRATAMIENTO CON FISIOTERAPIA AVANZADA DEL SÍNDROME PIRAMIDAL
 7. PREVENCÓN SÍNDROME PIRAMIDAL

1. QUÉ ES EL SÍNDROME DEL PIRAMIDAL?

El síndrome del músculo piramidal es un conjunto de signos y síntomas relacionados con el acortamiento del músculo piramidal, también conocido como piriforme, que se encuentra a nivel del piso pélvico. Dicho acortamiento produce una compresión extrínseca del nervio ciático, lo que inexorablemente causa los síntomas propios de esta enfermedad.

 

2. BIOMECÁNICA Y ANATOMÍA DEL MÚSCULO PIRAMIDAL

El origen de este músculo se encuentra en la parte anterior interna del sacro, tocando parte de la cápsula articular de la unión sacro-ilíaca con la superficie superior del trocánter mayor del fémur. Esta disposición anatómica lo ubica en la parte más profunda de la región glútea.

 

Este músculo se considera uno de los 6 rotadores cortos de la articulación coxofemoral, siendo su principal función contribuir con la rotación externa de la cadera, es decir, la rotación con sentido lateral de esta articulación.

De igual manera, también contribuye con la separación de la cadera cuando la misma se ubica en un punto de flexión en ángulo recto, es decir, de 90º, funcionado como rotador interno cuando la cadera se encuentra en esta posición.

 

Su inervación se da a través del nervio ciático, principalmente a través de las raíces nerviosas S1 y S2, siendo posible que la misma presente variaciones anatómicas, ya que las mismas pueden situarse por debajo del propio músculo, teniendo una rama que atraviese longitudinalmente el músculo y otro que lo inerve por debajo; o, por el contrario, puede darse el caso de que una rama nerviosa lo inerve por arriba y otra por debajo, o que las dos ramas atraviesen por completo el cuerpo muscular.

3. CAUSAS DEL SÍNDROME PIRAMIDAL

Diversas son las causas que hacen que el músculo piramidal irrite al nervio ciático, entre estas tenemos:

sindrome piramidal
Síndrome piramidal
  • Actividad física: no proporcionarle el adecuado descanso al músculo luego de una actividad física intensa, realizar un excesivo entrenamiento, no realizar el adecuado calentamiento muscular antes de realizar una actividad física considerable y no elongar los músculos luego de llevar a cabo dicho movimiento, realizar deportes de alto impacto en suelo duro, así como otras actividades físicas. Todas estas actividades físicas no posibilitan al músculo el correcto descanso y lo llevan a un estado constante de fatiga muscular, haciendo que el mismo se espasme y no pueda recuperarse adecuadamente, lo que provoca la sintomatología previamente descrita.
  • Estructuras anatómicas: Alguna malformación anatómica o una dismetría de las piernas en la que una sea más larga que la otra, pueden generar que dicho músculo se tensione excesivamente y se fatigue, debiéndose esto a la compensación que el mismo lleva a cabo a fin de estabilizar la pelvis en su movimiento sincrónico.

  • Disfunciones pélvicas o del hueso sacro: las mismas pueden llevar a una excesiva tensión muscular debido a que este músculo crea un eje de movimiento virtual que facilita la movilidad sacroíliaca, por lo cual también interviene en sus disfunciones. Cualquier disfunción en el conjunto de músculos que conforman el suelo pélvico, también conlleva una afectación del músculo piramidal.

 

  • Cirugías: Cualquier intervención en el músculo piramidal o en cualquier región de la cadera o del abdomen, pueden generar un proceso de formación de adherencias fibrinosas que alteren la estructura anatómica y la dinámica muscular de la pelvis, lo que conlleva una disfunción del músculo piriforme.
cita online

4. SÍNTOMAS DEL SÍNDROME PIRAMIDAL

El nervio ciático inicia su recorrido a nivel de la columna vertebral en el área lumbar, y se desplaza posteriormente hacia las piernas. En razón de esto, cualquier compresión a nivel del músculo piramidal se manifestará con síntomas diversos de compresión nerviosa, tales como:

  • Hormigueo o parestesia.
  • Adormecimiento de grandes extensiones musculares.
  • Dolor en las regiones de inervación del nervio ciático.

Estos síntomas en conjunto generan una pseudociática (falsa ciática o síndrome del piramidal), por lo que es importante que, a la hora de que se presenten los mismos, se deba hacer el estudio general que permita dilucidar el origen de esta compresión.

 

Los principales síntomas se deben a un dolor o molestia intensa a nivel de la zona glútea, tal y como una sensación de mordisco, aunado a la presentación de parestesias u hormigueo, adormecimiento y acorchamiento. Dicho dolor puede presentarse como un latigazo o una sensación de quemazón.

 

La compresión nerviosa puede llegar a diferentes niveles: En un músculo espasmado se puede encontrar puntos gatillos activos de dolor desde el glúteo hasta el muslo, pudiendo activarse hasta los músculos glúteo medio y menor, sintiéndose un dolor intenso y referido hasta la rodilla y tobillo. Si existe un atrapamiento del ciático, el dolor será por todo el trayecto del nervio.

 

5. DIAGNÓSTICO DEL SÍNDROME PIRAMIDAL

La capacidad de hacer un correcto diagnóstico diferencial es importante para no confundirlo con una ciática.

 

Es importante diferenciar que el dolor del atrapamiento del ciático llega hasta la punta de los pies, mientras que, cuando se trata de un síndrome del piramidal, dicho dolor recorre toda la región posterior del muslo sin que sobrepase la rodilla, razón que hace estimar que es considerado una pseudociática.

cita fisioterapia

6. TRATAMIENTO CON FISIOTERAPIA AVANZADA DEL SÍNDROME PIRAMIDAL

En clínicas San Javier fisioterapia disponemos de mucha experiencia tratando esta patología, siendo el siguiente nuestro protocolo más efectivo para recuperarse de esta lesión. 

  • Para el tratamiento de este síndrome se puede aplicar fisioterapia manual como tratamiento principal, con el cual podemos eliminar factores que hacen aparecer dicho síndrome en el día a día del paciente, buscándose la relajación del músculo con diferentes técnicas como masaje de descarga con técnicas de presión sobre los puntos gatillo de dolor.
  • Combinándola con imágenes en tiempo real con el ecógrafo y con la técnica de Neuromodulación Percutánea conseguimos neuromodular todo el músculo piramidal como método invasivo, acortando los tiempos de recuperación a la vez que eliminamos dolor. 
  • Todas estas técnicas la potenciamos en su fase final de la sesión con radiofrecuencia Diatermia, que nos ayuda a eliminar la inflamación del músculo piriforme, completando así una optima rehabilitación.

Igualmente debe tratarse todas las articulaciones con la que dicho músculo tiene actividad intrínseca, ya que la coactivación muscular puede originar que todos los músculos irriten el nervio ciático y originen los síntomas antes descritos. Video tratamiento Neuromodulación Percutánea abajo. 

7. PREVENCIÓN SÍNDROME PIRAMIDAL

El tratamiento preventivo del síndrome piramidal implica la realización de un correcto y cuidadoso calentamiento antes de realizar cualquier actividad física de alta exigencia, a fin de preparar adecuadamente las estructuras anatómicas para llevar a cabo la misma, sumando a eso el respectivo descanso post entrenamiento para su efectiva recuperación.

 

El síndrome piramidal puede llegar a ser muy limitante en cuanto a los dolores que se presentan en el paciente, por lo que es importante diagnosticarlo y tratarlo a tiempo antes que se presenten mayores complicaciones en la salud corporal y mayor limitación de movimientos.


Escribir comentario

Comentarios: 0